lunes, 10 de agosto de 2009

Hola, qué tal?

He vuelto de vacaciones, pero para no parezca que os quiero dar envidia os
enseño una prueba de que he trabajado:
La cuestión es que en La Manga del Mar Menor hay un bar emplazado
en los alrededores de la plaza Bohemia llamado Mamakin, a mí me gusta
más llamarlo el bar de la Loles (la propietaria). Llevávamos algún que otro
año hablando de que había que hacer un mural y esta vez hemos llevado el proyecto
a buen puerto.
QUIEN QUIERA UNO QUE SE PRONUNCIE, ESTAMOS ABIERTOS A PROPUESTAS!

Aquí podéis ver el work in progress:


En un principio no lo tenía nada claro, nunca había tocado un bote de espray, pero cuando pasamos a los pincelitos y me bebí la segunda cerveza gratis recuperé la seguridad.

Algunos dicen que parece Bunbury, pero Bunbury no está muerto (por lo menos a ojos del censo de Zaragoza).


Aquí la jefa, la Loles, la empresaria que mejor se lo ha montado en toda la Manga y la que mejor
se lo pasa, con su inseparable botella de José Cuervo.

Joey Ramone sólo tenía un ojo, pero sólo lo sabía su madre.


Aquí la Maleni, cosocia del local y gran mujer! Controla de ingeniería naval, sólo digo eso.
Jim con brillitos, más creíble. Dos botellas de Southern Confort después.
La Loles más perfilada abrazada por Mr. Morrisson, muchas quisieran ser encerradas
en un armario mientras les queman la casa para vivir ese segundo mágico.


Aquí Joey, que... dicho sea de paso es el que más me gusta como quedó.

PAAATAAAATAAAAA!






4 comentarios:

The Storyteller dijo...

Hubiera molao que Bunbury le tocara una teta a la Loles y Ramone se quedara mirando con cara de pringao.
Al revés tambien funciona.

edujante dijo...

uohhh!eres diego riverA!

Jess dijo...

Brutal. Slash tiene el síndrome de Joey Ramone también, ¿verdad?

Mario Torres Tébar dijo...

ouyeaaaaaaah! zombies en La Manga, ¡¡¡¡LO SABÍa!!!!!

Datos personales

Ilustrador y animador contacto: caradecalcetin@gmail.com